Translate

lunes, 7 de enero de 2013

Sociologia y utopía: el positivismo de Comte y la ciencia como religión


La sociología es una ciencia social que tiene como fin explicar el funcionamiento y dinámica de las sociedades. Es una ciencia joven, si la comparamos con las ciencias naturales. Se considera a Augusto Comte. como el fundador de la Sociología, aunque es menester advertir que las primeras preocupaciones sociológicas aparecieron con Saint Simón. La sociología nació como el intento de transformar la sociedad de acuerdo al objetivo de construir una sociedad perfecta, libre de desigualdades y de injusticias. El siglo XVIII; pero especialmente el XIX fue el de la consolidación de la sociología como una ciencia dedicada al estudio de las sociedades. En suma, la sociología nace como el intento de construir una sociedad perfecta, como una aspiración utópica sustentada en el racionalismo moderno.

A finales del siglo XVIII y durante el siglo XIX existió la idea de que la Razón era capaz de develar los misterios de la existencia natural y social, antes reservados a la religión. El avance en las ciencias naturales y la primera revolución industrial convencieron a los hombres de aquella época de que la ciencia era no solo la única forma de alcanzar un conocimiento racional del mundo, sino el medio para transformarla. Desde la filosofía de Baruch Spinoza se había construido una imagen de la realidad, según la cual el orden cósmico era geométrico; esto es, profundamente racional y sometido a leyes. Por su parte, el empirismo de Francis Bacón mostraba como toda forma valida de conocimiento de basaba en la investigación empírica, posteriormente seguida por filósofos como John Locke, entre otros.

Esta larga tradición en el desarrollo del racionalismo empirista fue lo que llevo a Saint Simón, uno de los mas conspicuos “socialistas utópicos”, a formular la necesidad de contar con una ciencia que estudie a las sociedades con el fin de desentrañar sus leyes, para una vez transformadas, poder mejorar a la sociedad y al hombre. Fue precisamente Saint Simón quien planteo por primera vez la cuestión de cómo debería ser estudiada la sociedad. Consideraba que la única forma de producir un conocimiento confiable es a partir de la forma científica de conocer. Hasta ese momento eran las ciencias naturales las únicas que tenían ese carácter. Así, planteo la idea de que aquellos hechos observables y medibles pueden ser objeto de investigación  científica. A estos hechos o fenómenos los llamo “hechos positivos”. Saint Simón fue el fundador del positivismo, luego desarrollado por su secretario, Augusto Comte.
Augusto Comte

Comte., sin embargo seria quien llevo las ideas de Saint Simón a un mayor nivel de desarrollo. El pensador francés consideraba que la religión había traído al mundo oscurantismo e ignorancia. Comte. apostaba por la ciencia, creía que la sociedad, al igual que la naturaleza, estaba sometida a leyes, las cuales debían ser desentrañadas. Como creador del término sociología planteo la necesidad de una “Física Social” capaz de determinar las leyes que rigen el desarrollo de las sociedades. Una vez establecidas estas leyes se podría determinar la forma en que estas debían ser conscientemente manipuladas con el fin de producir sociedades perfectas o “positivas”.

Para Comte las sociedades atraviesan por tres estadios de desarrollo: el estado teológico, el metafísico y el positivo.
El Estado Teologico: se caracteriza porque le atribuye espíritu propio a las fuerzas de la naturaleza, que actúan bajo la influencia de ciertas leyes. Se entiende a las sociedades como la expresión de la voluntad divina. El fetichismo el politeísmo y el monoteísmo son una expresión  de esta etapa. El Genesis es un ejemplo de esta etapa.

El Estado Metafísico: Se caracteriza por explicaciones de la realidad que parten de la existencia de entres abstractos y esenciales a los fenómenos, cuya comprobación esta mas allá de la experiencia posible. Corresponden a explicaciones filosóficas de tipo idealista y esencialista.

El Estado Positivo: Se caracteriza porque todo el conocimiento de la realidad proviene de aquello que es observable a través de la experiencia. Este marcaria el punto culminante en el desarrollo de las sociedades y de la inteligencia humana.

Según Comte, la religión y la filosofía eran dos momentos previos en el desarrollo de la comprensión humana, solo alcanzable plenamente en el estadio positivo, en el cual la ciencia la seria la única fuente de conocimiento y de progreso.

Revolucion Industrial
El progreso técnico, evidenciado durante le primera revolución industrial. La transformación de la vieja economía agraria de la escasez a una economía de la abundancia había dado lugar a la idea del progreso. El progreso se asocio, así, a la riqueza económica y a la posibilidad de acabar con la pobreza y la injusticia. Sin embargo, el progreso no había logrado eliminar la pobreza, pese a la abundancia. El hombre seguía atado a sus “bajas y mezquinas pasiones”. Es por ello que el positivismo postula la refundación de la sociedad a través de la ciencia.

La ciencia pasa a ocupar el lugar que Dios había ocupado hasta entonces. El hombre provisto del conocimiento sobre la forma en que las sociedades funcionan, en que se transforman podría transformar a la sociedad manipulando sus leyes, logrando a su vez la propia mejora del individuo. Así, pese a que el positivismo podría aparecer como una corriente que niega la utopía para reemplazarla por lo posible, se entronca con ella, iniciándose de esta manera la idea de que existe la utopía de lo posible, de lo alcanzable y realizable por la acción racional del ser humano. Comte, llevo estas ideas a su máxima radicalización sosteniendo la necesidad de que el positivismo fuese una “nueva religión”. Comte creía que las sociedades llegarían a estar gobernadas por sociólogos- sacerdotes de la nueva religión.

La sociología Comteana, en este sentido, expresa el sueño utópico de finales del siglo XVIII. Una confianza ciega en las posibilidades de la ciencia solo posible en una época en que la cultura había sido vista como un producto natural y sujeta a leyes “geométricas”. Sin embargo, pese a su carácter utópico, la sociología comteana abrió un importante derrotero de investigación en la sociología, contribuyendo a que las explicaciones divinas y metafísicas sean dejadas de lado en beneficio de aquellas sustentadas con información empíricamente obtenida.

2 comentarios:

Daniel Loayza Herrera dijo...

Este articulo lo he escrito para mis alumnos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Daniel Loayza Herrera dijo...

Este articulo lo he escrito para mis alumnos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.